jueves, 30 de noviembre de 2017

Fiesta San Andrés


El día 30 de noviembre los cristianos celebran San Andrés. El Evangelio le menciona como primer discípulo de Jesucristo. El apóstol viajó y enseñó sobre el cristianismo en las zonas antiguas de Bitinia, Bizancio, Tracia y Macedonia, las zonas del Mar Negro y hasta en Crimea.
Cuentan que durante su estancia en la actual Rumania, el santo vivió en una cueva, cerca de la localidad Ion Corvin, del distrito Constanta. 

La noche de San Andrés está llena de costumbres, tradiciones, supersticiones con origen precristiano, teniendo temas como los strigoi, hechizos y practicas para descubrir a tu alma gemela, pero también temas relacionadas con la protección del hogar, de la gente y los animales.
Se dice que en la noche de San Andrés se abre la puerta entre lo visible y lo invisible siendo un momento perfecto para algunas prácticas de prospección del futuro.
Es noche de strigoi, espíritus perdidos de los muertos que por alguna razón no entraron en la luz y que en esta noche se vuelven peligrosos, trayendo calamidad, enfermedades e infelicidad.
Por eso la gente pone dientes de ajo en las puertas de sus casas pero también en los establos para alejar a los espíritus. El ajo se utilizará el siguiente año para tratamiento contra varias enfermedades, como protección contra los espíritus maléficos y como forma de atraer a tu alma gemela. 

La gente “come ajo en esta noche, se lo untan por todo el cuerpo o solamente en la frente, en el pecho, en la espalda y en la muñeca. Untan las ventanas por donde podrían entrar o mirar los strigoi, y también la puerta y el horno por donde se cree que podrían entrar y salir de casa. “ Este día no es recomendable barrer tu casa ni tirar la basura. Y como los strigoi suelen pedir ayuda a las cosas de casa para lograr entrar, a todos los platos deberíamos darles la vuelta. ( Tudor Pamfile- Fiestas de otoño y Cuaresma de Navidad, 1914).
Otra forma para protegerse contra los strigoi es echar migas de pan por el patio y poner velas  al lado de los iconos. A los animales se les echa albahaca en la comida y se les da para beber agua bendita.
La gente trae en casa ramitas de cerezo, las pone en agua y si florecen hasta Navidad, piensan que tendrán un año rico. También existe la costumbre de sembrar trigo en macetas pequeñas o dejar 12 cebollas (para cada mes del año) en el ático hasta Navidad- el número de las que se pongan malas será signo de meses lluviosos y el número de las que echen raíces será signo de riqueza.
Las jóvenes que quieran averiguar quien es su alma gemela ponen albahaca debajo de sus almohadas para que su rostro aparezca en sueño. A media noche miran en un vaso con agua donde echan un anillo. En unas zonas las chicas se ponen entre dos espejos, desnudas y con una vela en la mano esperando a ver el rostro de su predestinado.

Esta noche mágica también es noche de lobos. La gente los puede oír hablar pero si tal cosa ocurre es mala señal ya que serán atacados por ellos o se transformarán en un hombre lobo.  Para proteger a los demás animales, la gente pone una cruz hecha por cera de abeja al lado del establo . En Bucovina, esta cruz se le pone a los toros y carneros, en su cuerno derecho.
Por otro lado, las condiciones climáticas de la noche de San Andrés pueden predecir cómo será el invierno. Si la noche es cálida y despejada el invierno será suave. En cambio, si el cielo tiene una luna llena,  nieve o lluvia, es signo de un invierno muy duro.



fuente del texto original:  http://stirileprotv.ro/divers/obiceiuri-c-i-tradic-ii-din-noaptea-sfantului-andrei-cand-lucrurile-malefice-se-imbina-cu-cele-benefice.html

martes, 15 de agosto de 2017

Creencias populares el dia de la Asunción


Cuentan que en el día de la Asunción de la Virgen María hubo un gran duelo. Los árboles con los mejores frutos se reunieron y, dando cado uno lo mejor, formaron un árbol que presentaron ante la procesión. La calabaza y el maíz hicieron un ramo de girasoles que pusieron encima del ataúd. Desde entonces la calabaza y el maíz amarillean para la fiesta de la Asunción.  ( Irina Nicolau- Guía de las fiestas rumanas)
La mitad de Agosto es iluminada por la gran fiesta de la Asunción de la Virgen, fiesta precedida por una cuaresma con estrictas reglas. En el calendario popular este día se llama Gran Santamaria y es el día en el que los peregrinos llegan a los monasterios y  el resto van a las iglesias locales, rezan, nombran a sus difuntos y reparten para la salvación de su alma uvas, ciruelas, miel…
¨Para la Asunción todas las mujeres iban a la iglesia con una coliva (una especie de tarta) para recordar y rezar por los difuntos de sus familias y también por los del pueblo… llevaban muchas flores con las que adornaban los iconos de la Virgen o de Jesucristo. La coliva se repartía a los pobres, para el descanso de los muertos…. Unas cuantas flores bendecidas llevaban a su casa y las guardaban en los huertos para que se secaran y utilizarlas luego como cura.¨( Marcel Laptes- El tiempo y las fiestas del campesino rumano)
A partir de este día, los pastores bajaban con las ovejas de la montaña, los hombres cambiaban su sombrero por su gorra, se prohibía meterte en los ríos y dormir en la hierba. El cambio de la estación ha sido interpretado por el pueblo como signo de la tristeza de la naturaleza, que lamenta la ida de la Virgen María. Por esta razón la hierba deja de crecer y las hojas empiezan a cambiar de color.
La Madre de Dios- la divinidad femenina mas conocida, amada y venerada del Panteón rumano- en la visión del etnólogo Ion Ghinoiu ¨ mantiene las características de la Gran Diosa neolítica y es invocada en tiempos de sufrimiento”. El etnólogo argumenta que la adopción del modelo antiguo, según el cual la divinidad llegando a la vejez muere para renacer unos días después, indica que se guarda el recuerdo de la muerte y el renacimiento de la Diosa Madre al pasar el umbral del verano al otoño. La Madre de Dios/Gran Santamaría es invocada para la prosperidad de la familia, matrimonio de las chicas y los partos, para atrapar a los ladrones y criminales, para la cosecha y la abundancia de las estaciones.
En la imaginación popular, la Madre de Dios es “una estrella al lado de la luna” (T. Pamfile), una especie de Diosa de la Tierra, igual que Gea “la tierra es de la Virgen María, porque ella nos alimenta.”, ¨La Tierra es como si fuera de la Virgen ¨ (E. Niculita-Voronca). Llegó al mundo como un milagro, después de que su madre Ana hubiese olido una flor o hubiera besado una hoja de peral. A su vez milagrosamente, la Virgen María concibió al niño Jesús después de besar un icono. Dio a luz en el establo de Papa Noel, un viejo violento que cortó las manos a su esposa, Noelia, por haber ayudado a parir a la Virgen. Entonces María le sanó las manos y bendijo los bueyes, las vacas y las ovejas por haberle calentado con su respiración durante el parto. Cuentan que a la vez maldijo a los caballos porque comieron el heno debajo del que estaba acostado el niño Jesús.
También cuentan las leyendas que la Virgen María maldijo a la araña porque la superó a la hora de tejer, y al Dragobete que salió en su camino y le asustó; le transformó en una planta parecida al helecho, utilizado por las viejas en sus encantamientos de amor.
En cambio, la Virgen bendijo a las golondrinas por haber anunciado la resurrección de Cristo, al sauce por haberla ayudado cruzar un río, a la rana por haberle dicho palabras de compasión.

Texto original: http://iuliagorneanu.ro/2017/08/13/de-santamarie-mare/

domingo, 23 de julio de 2017

Leyenda del maestro Manole

Hace mucho tiempo Muntenia  estaba regida por Neagoe Basarab. Al señor le gustaba mucho construir iglesias y monasterios. Planificaba levantar en la orilla del río Arges un monasterio como jamás se había visto. Neagoe contrato a los mejores trabajadores de aquella época, al famoso maestro Manole junto con otros nueve. Les prometió fortunas y títulos nobiliarios si le construían un hermoso monasterio, como ningún otro en el mundo; si no lo aceptaban les amenazó con emparedarlos entre los muros del mismo monasterio.


Los maestros empezaron la construccion. ¿Pero que ocurría? Pues por la noche se derrumbaba todo lo realizado durante el dia. Paso lo mismo al siguiente, y al otro; trabajaban en vano. El señor al ver que las paredes no estaban edificadas, volvio a amenazarles con emparedarlos si no conseguían acabar la construccion. El pobre maestro Manole se frotaba las manos entristecido, sin saber que hacer.

Una noche, mientras dormia, soño que las paredes iban a derrumbarse eternamente si no hacían el sacrificio de emparedar a la primera hermana o esposa que viniera el siguiente dia para traer comida. Al despertarse revelo el sueño a sus compañeros y todos estuvieron de acuerdo que tenian que hacer lo que el sueño dictaba.

En la mañana siguiente, Manole subio a los andamios para ver quien sería la primera mujer que venia hacia el monasterio. ¡Dios mio! ¿Qué le dio por ver? Su esposa venia con una cesta llena. El pobre Manole empezo a llorar y, cayendo de rodillas, empezó a rezar:
¨ Echa Señor Mio en el mundo
Una lluvia con espumas
Para que detenga a mi cariño
Que la pare en el valle
Y la aparte del camino.¨
Y ¡milagro! Empezo una lluvia que caía de las nubes negras y pesadas y se llenaron los caminos de agua. Pero la mujer de Manole no regresó…


Ella seguía avanzando. Manole empezo a rezar de nuevo para que soplara un fuerte viento y detuviera a su mujer del camino.
Y de nuevo ¡milagro! Empezo un viento tan fuerte que sacaba a las raíces de los árboles de  la tierra. 
Pero la mujer de Manole continuó su marcha. Fue ella la que llego primera al monasterio.
El maestro Manole, desgarrado de dolor, salio a recibirla, la beso y la llevo a las paredes que habían construido esa mañana. Aparentado que solo bromeaba, le dijo:
¨ Espera, cariño mío,
No te asustes
Que queremos divertirnos
Y emparedarte!¨



Al principio ella le creyó. Pero al ver que construian a su alrededor empezo a llorar:
¨ Manole, Manole,
Maestro Manole
La pared me aprieta
Y el cuerpo me rompe¨

Manole suspiraba y seguia trabajando. Desde la pared se oian las palabras:
¨ Manole, Manole,
Maestro Manole,
La pared me aprieta
Y mi vida se apaga ¨
Desde entonces adelante las paredes ya no se derrumbaban. Los maestros pudieron finalizar su impresionante obra.

Al oir que la construcción del monasterio habia acabado, Neagoe vino a verlo y a rezar. Viendo esa maravilla pregunto  a los maestros si podrian construir de nuevo algo semejante. Orgullosos los maestros contestaron desde el techo:
¨Como nosotros gran maestros,
Jornaleros y albañiles
Otros no hay
En esta tierra.
Ten cuenta que siempre
Sabremos construir
Otro monasterio
Mucho mas iluminado
Y mucho mas bonito! ¨

Neagoe se quedo pensativo; para que no hubiera un monasterio más hermoso decidio matar a los maestros. Mando que retiraran los andamios y las escaleras para que los maestros se quedaran arriba y se pudriesen al calor.


Estos se construyeron alas con las tejas que tenian e intentaron volar. Pero las alas no les sirvieron para nada y murieron en el acto. En el sitio donde cayo Manole salio una fuente con agua salada como las lagrimas.


domingo, 12 de marzo de 2017

Leyenda de los rios Mures y Olt.


Érase una vez, en tiempos muy lejanos cuando nacían los cuentos, en un pico de montaña una aldea con dos torres. Allí vivían el emperador y su mujer con sus dos hijos gemelos que se parecían como dos gotas de agua.

Sin embargo, aunque sus rostros eran casi idénticos, el carácter de ambos era totalmente distinto lo que les hacía discutir por cualquier cosa y pelearse hasta que temblaba la tierra.

Con el paso del tiempo los chicos crecieron, el emperador dejó la aldea y se fue a la guerra junto con su ejercito pero nunca mas regresó. La emperatriz envío jinetes en todas las direcciones para encontrar a su marido pero sin resultado. El hombre había muerto lejos en una cruel batalla, pero la emperatriz lo ignoraba y no paraba de preguntarse: “¿Y ahora qué vamos a hacer yo y mis traviesos hijos?”. Día y noche los mismos pensamientos: “ Pelean durante todo el día e incluso construí para cada uno una torre pero siguen sin llevarse bien. En la torre norte vive Mures y en la torre sur vive Olt. Ahora ya son mayores, preparados para casarse y ¡que pena que nunca se reconciliarán!”
Un día Mures, que era mas calmo y mas sabio, le dijo a Olt:

—Hermano Olt, nuestra madre llora continuamente por nuestro padre, el emperador de las tierras. ¡Vamos a hacer algo!
—Propongo, hermano mio, dejar atrás la ira y la rabia que hay entre nosotros e
irnos en busca de nuestro padre. ¿Quién sabe en qué bosques esté herido o en qué mazmorras esté encadenado? Y nosotros, mientras, hallámosnos aquí, discutiendo.

Los dos hermanos fueron ante su madre y hablaron con ella sobre lo que decidieron. Cavilando en las intenciones de sus hijos, la emperatriz derramó unas lagrimas de dolor pero también de alegría. De alegría porque sus hijos eran dignos y valientes y de dolor porque iban a salir al gran mundo y tenia miedo de perderlos como a u marido. Así que les dijo con su cálida voz:

—Que así sea, hijos míos. Id en busca del emperador pero haya lo que haya en vuestro camino permaneced siempre unidos y no os separéis porque solamente entre los dos podéis conseguirlo.

Los dos príncipes empezaron su camino pero nada mas salir de la aldea empezaron a discutir hacia donde tenían que ir:

—Vamos hacia el norte —dijo Mures.
—No, no, mejor vamos hacia el sur —contestó más alto Olt.

Se pelearon durante un tiempo hasta que decidieron.

—Yo me críe en la torre norte así que me iré hacia esa dirección —dijo Mures.
—Pues yo en la torre sur y elijo ir hacia el sur —replicó Olt.

Así que se separaron y Mures se fue hacia el norte y Olt hacia el sur. Pero después de poco tiempo Mures empezó a echar de menos a su hermano.

—Siempre nos peleamos, pero nos queremos porque somos hermanos. Nuestra madre nos pidió que no nos separáramos… voy a buscar a mi hermano —decidió.
Mures volvió hacia el sur pero ya no encontró a Olt. Se perdió y cogió el camino hacia el oeste por campos tan hermosos que nublaron su mente de tal manera que se olvidó de su hermano.
En la corte la emperatriz recibió noticias de sus mensajeros.

—Gran emperatriz: nada más salir de la aldea vuestros hijos se pelearon y se separaron incumpliendo vuestras ordenes.

Triste y enfadada, la mujer se fue en busca de sus hijos pero ya no pudo alcanzarlos ya que iban deprisa en distintas direcciones. Así que empezó a rezar para que sus hijos no se murieran.

—Dios mio, Te lo ruego: enséñales el camino a mis queridos hijos. Perdí a mi esposo. Haz lo que sea para que ellos no fallezcan.

Dios escuchó sus oraciones y decidió transformar a los dos príncipes en dos ríos inmortales. Y esos ríos guardan hoy en dia sus nombres: Mures y Olt.
Mures fluye tranquilamente hacia el campo esperando encontrar a su hermano gemelo y la gente le suele cantar:

“Mures, Mures, agua cristalina
A otro país tú llévame
Y  la paz encuéntrame.”

Rio Mures
Mientras que el rápido y enfadado Olt se choca contra las piedras de las montañas, las revuelve tumultuosamente, hace espumas y sangra en la parte de Turnul Rosu. La gente también le dedica una canción:

“Tu, Olt, río maldito
Eres profundo y ancho
Llegas grande, espumeante
Y con sangre mezclado”

Rio Olt